Blog dedicado a decoración, artesanía, restauración, pintura, jabones, velas, repostería y mis mascotas.



Bienvenido

Aquí podrás ver parte de mis gustos y aficiones, de las cosas que pinto, las velas y jabones que hago en casa, mis ideas sobre decoración y restauración, aprendidas durante varios años en cursos y talleres especializados, repostería y mis perros. Espero saber transmitirte mis inquietudes de forma amena y divertida. No pretendo hacer ver que mis jabones tengan propiedades mágicas o curativas, solo que sean espumosos, hidratantes, agradables y que huelan a gloria. Estaré encantada si algo de lo que vas a ver te gusta y de todos los comentarios que quieras dejarme, y por supuesto, con mucho gusto atenderé tus encargos.
Muchas gracias, espero que vuelvas pronto.

domingo, 26 de marzo de 2017

CON TOQUES LILAS.

Nos conocemos ya hace un tiempo, así que no es un secreto que mi color preferido es el morado en toda su gama. Me gusta desde el rosa más suave, hasta el morado que visten los nazarenos. No puedo resistirme a estos bonitos colores ni para vestir, ni para decorar ni para cualquier tipo de complementos. Me parece una escala cromática preciosa. También sabes que llegando éstas fechas, me vuelvo loca y le pego la vuelta a la casa, incluyendo en la decoración de ésta toques mucho más primaverales y desenfadados, más alegres y coloridos. En ésta ocasión he decidido hacer una serie de objetos en los tonos arriba mencionados. La buhardilla comienza a teñirse de primavera. 



He hecho éstos candeleros con escayola. Un molde para velas me ha servido para dejar grabado en ellos el rustico labrado de rosas. Después un poquito de pintura mate a la que he dado un tono lila y por último barniz mate.


Para dar un toque más primaveral, he hecho pequeñas coronas acabadas con una lazada de rafia que abrazan sutilmente a las velas.




Otro de los detalles es una corona ( no podía ser menos), hecha de flores de hortensia (artificial) y como casi siempre, sobre una base de ramas.




También luce una lazada de rafia y raso malva.


Mis amigas mariposas se asoman entre las flores para recordarme que el buen tiempo está muy, muy cerquita.








En la parte de arriba de los candeleros, introduje sendas velas de té, mientras la escayola todavía estaba blanda. Al secar, las saqué y el hueco para ir cambiando las velas quedó perfectamente definido. Como puedes ver pueden utilizarse también con velas largas y estilizadas.





Las pequeñas coronitas están compuestas de diminutas flores malvas y blancas. No son nada recargadas, pero se hacen notar y me transmiten alegría.


También hecha por mi la caja que ahora verás. Es de hace un tiempo y va fenomenal para unirse a la nueva decoración. Puedes verla aquí, si lo deseas. Otro toque en diferentes tonos morados que ayuda a engamar todo.


Soy muy previsible y es que cuando algo me gusta....me gusta mucho jajajaa. Flores de lavanda y mariposas son el papel elegido para cubrir la caja y bordes en color verde.



La casita nido que siempre cuelga del manillar de la ventana, va cambiando en cada estación. Tengo cuatro: PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO E INVIERNO. Puedes verlas aq, si te apetece.



Todos estos elementos repartidos por aquí y por allá con otros detalles de los mismos tonos que ya tenía, han traído la primavera a la buhardilla. Ahora solo falta que acompañe un poquito el tiempo.....


....Y ahora, como siempre, permíteme que a la caída de la tarde, te enseñe la cálida luz de las velas que tanto disfruto en cualquier época del año.






Es mi deseo que hayas disfrutado con ésta entrada y si he podido darte alguna idea, me encantará.
Muchísimas gracias por tu valioso tiempo. Nos vemos en breve.




lunes, 20 de marzo de 2017

DISFRUTANDO.

Éste trabajo de cajas de fruta está hecho de hace un tiempo y puedo decir que disfruté mucho con él, porque era para mi querida amiga Toñi. Vio en una tienda una igualita y le pedían una burrada por ella..... no era necesario invertir esa cantidad porque como podrás comprobar  ahora mismo, aunque lleva su trabajo, no es para tanto dinero. Después salió la casa de Iker Casillas y Sara Carbonero y tenían una idéntica. ¡Que ilusión jajajaaa. Ahora nos gustaba todavía más!. 



Son dos cajas unidas que forman una más grande. Están envejecidas con una pátina de aceite de linaza, betún de judea y aguarrás. Muy desgastadas para que tengan éste aspecto tan desgastado que mi amiga deseaba.  Se lee la palabra Recycle que está dibujada a mano alzada con letras mayúsculas muy básicas y sencillas. Unas ruedas hacen que éste contenedor sea más práctico de llevar de un sitio a otro. Está hecha tal cual me pidió Toñi. 



El resultado final fue entre rústico e industrial, dependiendo de los elementos que la rodeen..


Nunca me cansaré de alabar las virtudes de las cajas de fruta. Yo cuento con bastantes gracias a ésta querida amiga que me ha regalado un buen número.


También hice una sencilla corona de brezo para su presentación. Tuvo bastante aceptación.



Estos contenedores sirven igual "para un roto, que para un descosido". pueden albergar en su interior plantas, cojines, nuestras queridas mantitas o cualquier objeto que nos parezca oportuno.





Decoran en cualquier rincón y son muy versátiles y prácticas.




En fin.... que a mi me encantan, como siempre he manifestado.


Me declaro, una vez más, fan absoluta de éstas cajas- contenedor.

Muchas gracias por el tiempo que has empleado en visitarme. Espero no haberte defraudado y que hayas disfrutado. Nos vemos pronto de nuevo.



domingo, 12 de marzo de 2017

AQUÍ SE COCINA CON AMOR.

Tenía ganas de intentarlo y tal vez por pereza, o desconocimiento del tema siempre lo iba dejando, hasta que me dije:"María, el momento ha llegado. No esperes más". Dicho y hecho, me puse manos a la obra en la elaboración de ricos cup cakes. Es la primera vez que los hago y estoy orgullosa del resultado porque además de tener buen aspecto, debo decir que su sabor es exquisito. Ha sido un éxito y nos han gustado a todos y es que, lo hecho con amor siempre sale bien. Seguiré practicando, innovando y consiguiendo nuevos sabores, eso......seguro.



Los ingredientes.....muy sencillos. Seguro que los tienes en tu casa.



Ningún problema con ellos ¿verdad?




No nos olvidemos de los moldes. Son parte principal y cuanto más originales, mejor.


Vamos a llenarlos tres cuartas partes para que  no rebosen en  la cocción.




Diez o quince minutos después, dependiendo de los hornos.......






Ahora vamos a la parte más divertida y gratificante: la decoración.


Me he estrenado haciéndolos de fresa. Los preferidos de Laura.




Estos pequeños bollitos son muy coquetos y requieren de una esmerada, e incluso recargada decoración. 



Aquí no sirve lo de "MENOS ES MÁS".



Muy jugosos y esponjosos.


.....Y también una delicia, ¿por qué no...? para la vista......



.....Y el olfato.



Con su guinda y pequeños toques de azúcar en forma de corazones.



¡¡¡¡Te los recomiendo!!!!





Una entrada muy dulce la de hoy. No me puedo resistir. Cada día soy más golosa.

Mi deseo es que te haya entretenido el post y te agradezco mucho tu tiempo. Nos vemos pronto.